Los montacargas eléctricos o de combustión, sean gasolina, diésel, gas, gas licuado de petróleo (GLP), gas natural vesicular (GNV) o duales, tienen como configuración ser equipos que se auto transportan y, al mismo tiempo, tienen la posibilidad de una torre que le permite elevar o izar cargas.

Dependiendo de la aplicación, los montacargas se clasifican en estas grandes ramas: por combustible, por zona de trabajo y por tipo de almacenamiento.

Riesgos, medidas preventivas y recomendaciones básicas en las operaciones con montacargas

Para la prevención de los riesgos laborales que pueden darse en la utilización de los montacargas debemos tener presente un amplia gama de peligros, situaciones y sucesos peligrosos que en caso de materializarse pueden dar lugar a daños con diferentes niveles de gravedad para las personas.

Entre otros aspectos, se deben tener en cuenta los siguientes:

  • La formación, experiencia, capacidad física y psicotécnica del operador.
  • La presencia de personal en el entorno del área de trabajo o “zona de peligro”.
  • El tipo de montacargas utilizado y su adecuación a la tarea que debe realizar.
  • El levantamiento de cargas sobre estibas o no.
  • El peso, dimensiones y posición de la carga sobre la horquilla.
  • Orden y limpieza del área de trabajo.

Normas básicas para el manejo seguro del montacargas

En el uso de cada tipo de montacargas deben seguirse procedimientos específicos que se recomiendan en los cursos de formación de operadores y en el manual de instrucciones entregado por el fabricante, a continuación se exponen alguna recomendaciones generales:

  • Antes de utilizar el montacargas por primera vez, el operador debe leer y comprender la información facilitada en el manual del mismo.
  • Para un uso seguro y eficiente del montacargas, deben seguirse cuidadosamente las instrucciones y consejos indicados en el manual del equipo.
  • En lugares cerrados se debe comprobar que exista una ventilación suficiente para evitar concentraciones nocivas de gases de escape (el humo de la combustión).
  • Se debe mantener el motor apagado cuando no se use.
  • Si se trabaja en almacenes frigoríficos, prestar atención al estado de los suelos, por la influencia que tienen en el riesgo de deslizamiento y la disminución de la eficacia de frenado.
  • Si se circula por vías públicas, el operador debe contar con los permisos y autorizaciones necesarias de acuerdo con la legislación vigente, así como contar con la póliza (seguro contra accidente pertinente).

Criterios básicos de utilización

Se debe hacer una distinción entre los criterios a tener en cuenta previamente al inicio de la jornada, las prohibiciones, las recomendaciones de seguridad en la utilización y lo relativo a los equipos de protección individual. previamente al inicio de la jornada de trabajo debe revisarse el estado del montacargas siendo recomendable registrar el resultado de esta revisión en una hoja de control. Esta revisión debería incluir como mínimo:

  • Presión del aire de los neumáticos y estado de su superficie.
  • Funcionamiento de frenos, dirección, mandos, bocinas, luces y señalización.
  • Inexistencia de fugas de fluidos de cualquier tipo.
  • Posición correcta y debidamente fijada de todos los protectores y tapones.
  • Elementos de seguridad, así como de los brazos de horquilla.
  • Ausencia de grietas u otros defectos estructurales observables a simple vista.
  • Niveles de fluidos.
  • Nivel de combustible.
  • Nivel de liquido de freno.
  • nivel de aceite hidráulico.
  • Limpieza de retrovisores, señalización e iluminación.

Prohibiciones

  • Sobrecargar el montacargas por encima de la carga máxima permitida por el fabricante.
  • Circular con la carga elevada.
  • Efectuar giros a alta velocidad.
  • Frenar de manera brusca.
  • Transportar personas adicionales al conductor.

Normas de manejo para la manipulación del montacargas

La manipulación de cargas debería efectuarse guardando siempre la relación dada por el fabricante entre la carga máxima y la altura a la que se ha de transportar y descargar bajo los siguientes criterios en las diferentes fases del transporte:

  • Recoger la carga y elevarla unos 15 cm sobre el suelo.
  • Circular llevando el mástil inclinado al máximo hacia atrás.
  • Situar el montacargas frente al lugar previsto y en posición precisa para depositar la carga.
  • Para alturas superiores a cuatro (4) metros, elevar la carga hasta la altura necesaria manteniendo el montacargas frenado.
  • Avanzar el montacargas hasta que la carga se encuentre sobre el lugar de descarga.
  • Situar las horquillas en posición horizontal y depositar la carga, separándose luego lentamente.
  • No ser conducido por personal no autorizado.
  • Mirar en la dirección de avance y mantener la vista en el camino que se recorre.
  • Disminuir la velocidad en cruces y lugares con poca visibilidad.
  • Evitar paradas, arranques bruscos y viajes rápidos.
  • Transportar únicamente cargas preparadas correctamente.
  • Deben respetarse las normas de transito establecidas.
  • No transportar cargas que superen la capacidad nominal.
  • No circular por encima de los 20 km/h en espacios exteriores y 10 km/h en espacios interiores.
  • Cuando el conductor abandona el montacargas, debe asegurarse de que las palancas están en punto muerto, motor parado, frenos puestos y llave de encendido retirada.
  • Así mismo, la horquilla se dejará en la posición más baja.

 

Fuente: Consejo Colombiano de Seguridad. El nuevo Supervisor. Vol.15 / No. 86 

Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *