Para el mantenimiento y cuidado del protector auditivo el supervisor debe garantizar que se sigan las recomendaciones del fabricante.
Los protectores se deben almacenar en un ambiente adecuado, que no altere sus características estructurales, lo cual debe estar indicado en el folleto informativo.

Uso y mantenimiento

A continuación se dan algunas recomendaciones para la manutención y almacenamiento de los protectores auditivos.

Tapones reutilizables

  • Se deben lavar al menos una vez a la semana para remover el cerumen acumulado u otras sustancias.
  • Una alternativa es usar agua tibia y jabón neutro para lavarlos o utilizar las recomendaciones del fabricante. Esto se debe hacer al final de la jornada laboral para lograr un buen secado.
  • Por ningún motivo usar solventes ácidos o alcohol.
  • Se deberán almacenar en un estuche o caja de tamaño apropiado después de que hayan sido lavados y secados.
  • Un mismo tapón jamás debe ser usado por más de una persona.

Orejeras

  • Las copas y el arnés se deben limpiar con un paño húmedo.
  • Emisiones de ozono y algunas operaciones con soldadura pueden causar daños y endurecimientos al revestimiento (de espuma) de las copas.
  • Las almohadillas se deben verificar periódicamente en cuanto a la alteración del sello, la mantención del contacto entre la almohadilla y la cabeza y a la aparición de grietas o fisuras.
  • El arnés se debe ajustar o reemplazar cuando se requiera mantener una adecuada tensión (en aquellos protectores auditivos que sea posible).
  • Para almacenarlas, cuando no están en uso, se deben colgar por el arnés en un ambiente bien ventilado.

Orejeras acoplables a casco de protección

  • No se debe almacenar con las copas presionando contra el casco.
  • La mantención y limpieza de las copas y almohadillas se pueden efectuar siguiendo las mismas recomendaciones que para las orejeras.

Capacitación

Es importante que el supervisor tenga en cuenta algunas consideraciones en la capacitación de los trabajadores que  usarán la protección auditiva.

Para lograr un mayor impacto en los trabajadores, la capacitación debe ser teórica y práctica, así como utilizar la metodología más adecuada al grupo de trabajadores.

Los contenidos mínimos que se deben considerar en las capacitaciones son los siguientes:

  • Conceptos básicos de ruido ocupacional.
  • Efectos en la audición producto de la exposición a ruido.
  • Niveles sonoros en sus lugares de trabajo.
  • El riesgo al que se expone si no se utilizan protectores auditivos.
  • La influencia del tiempo de uso en la eficacia de la protección auditiva.
  • La repercusión de la inserción correcta de los tapones y de la colocación adecuada de las orejeras en la protección del riesgo.
  • La audición de mensajes verbales y/o señales de advertencia o alarmas, en caso de que sea necesario.
  • Compatibilidad con otros equipos de protección personal.
  • Realización de actividades prácticas relacionadas con la correcta colocación del protector auditivo.
  • Aspectos relacionados con la limpieza y el mantenimiento de los protectores auditivos.

Algunas consideraciones son:

  • Cuando se entregan por primera vez protectores auditivos de cualquier tipo, el mejor procedimiento dentro de la capacitación, es hacerlo de a una persona o en grupos reducidos de no más de cinco trabajadores por instructor, con el objetivo de permitir una mayor participación de estos.
  • Antes de usar un protector auditivo por primera vez, el supervisor debe examinar visualmente el pabellón auditivo y el conducto auditivo del trabajador para constatar posibles anomalías que puedan interferir o agravarse con el uso de algún tipo particular de protector auditivo e indicárselo al trabajador y personal médico.
  • Los conceptos de ruido ocupacional deben ser explicados de forma simple y clara, considerando todos los factores que la exposición a ruido generan en la salud.
  • No poner a disposición del personal protectores auditivos sin previa capacitación de cómo se deben usar correctamente.
  • No solo depender de las instrucciones del fabricante, ya que no siempre los trabajadores tienen el tiempo o las ganas de estudiarlas.
  • Indicar al trabajador las limitaciones de los protectores auditivos.
  • Para protectores auditivos de tapón, dar la explicación de colocación con la mano contraria.
  • Mantener la capacitación de protectores auditivos en forma periódica.

 

Fuente: Consejo Colombiano de Seguridad. El nuevo Supervisor. Vol.13 / No. 78

Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *